Reinauguran la iglesia Claret

Mañana se celebrará una misa de acción de gracias presidida por el cardenal

sábado 17 de marzo de 2007 12:00 AM
Migdalis Cañizález V.
El Universal

Por la donación de los feligreses de la comunidad de Los Dos Caminos fue recuperada la iglesia San Antonio María Claret, ubicada en la avenida Rómulo Gallegos, cuyos trabajos costaron 170 millones de bolívares.

“Esto sólo es obra del padre Claret, que en un tiempo relativamente corto logramos recolectar esta cantidad gracias a las donaciones de los feligreses y los misioneros claretianos estamos muy agradecidos. Esta experiencia evidencia los excelentes resultados de los propósitos compartidos”, afirmó el padre Marino Pérez Diez, párroco de la iglesia.

Para mañana domingo será reinaugurada la iglesia con una misa de acción de gracias con la presencia del cardenal Jorge Urosa Savino, a las 10 de la mañana, según informó el padre.

Siete meses demoraron los trabajos de restauración; sin embargo, en ningún momento fueron suspendidos los oficios religiosos a pesar de que la iglesia se encontraba entre andamios y polvo, según informó el padre Marino.

Comisión coordinadora
En agosto del año pasado se designó una comisión pro rescate del templo integrada por diferentes profesionales como ingenieros, arquitectos y administradores, entre otros, de la misma comunidad, que se encargó de coordinar los trabajos y organizar los eventos para recaudar los fondos. En un principio la prioridad era el rescate de las dos torres que forman la iglesia que estaban a punto de desplomarse. Además de la restauración realizaron labores de pintura en todas las instalaciones, incluyendo la fachada, y adicionalmente restauraron la entrada principal del templo.

“La iglesia quedó como nueva, gracias a los feligreses”, reiteró el párroco Pérez Diez.

Recordó que organizaron varios eventos como un bazar en la época de Navidad, bingo familiar y una parrillada, donde la comunidad de Los Dos Caminos y de los sectores aledaños además de disfrutar aportaron “su granito de arena para la iglesia Claret”.

Según comentó, una de las ideas que sumó más voluntades fue la campaña “Aporta un saco de cemento”. Se colocaron en la iglesia unos sobres con este lema donde los visitantes aportaban cualquier cantidad por muy pequeña que fuera y así se completaron los recursos de la restauración. Aseguró que “todo lo que hemos recibido durante este tiempo está debidamente contabilizado y a la orden de los interesados en el despacho parroquial. Allí está el resultado de las tantas personas que vienen por su devoción”.

Fuente: El Universal