Historia

Más de 100 años de historia

Alrededor del año 1888, del centro de Caracas venían a temperar visitantes capitalinos por estos lugares. Al señor Agustín Aveledo tuvo la iniciativa de construir con veraneantes caraqueños una capilla donde pudiera realizarse la santa misa. La ermita fue dedicada a la virgen del Carmen, cuya imagen de escapulario aún podemos contemplar a la izquierda del altar. Dos años después, el 19 de Iglesia Claret - Los Dos Caminos, Caracasmarzo de 1890, era inaugurada esta capilla en la festividad de San José, cuyo altar queda a la derecha del altar mayor.

Los misioneros claretianos tenían solo dos casas en Venezuela: San Fernando de Apure y San Casimiro. Monseñor Felipe Rincón quería tener en su arquidiócesis a los hijos del entonces venerable Antonio María Claret.

Después de algunas entrevistas del P. Alfredo Martínez, delegado de los misioneros, con monseñor Felipe, se convino en fundar una residencia cerca de Caracas y a la vez hacerse cargo de la ermita del Carmen. Los P.P. frutos del hoyo, Mariano Izquierdo y el Hermano. Pedro fueron los primeros residentes y tomaron posesión el 27 de mayo de 1928, festividad de Pentecostés, a partir de cuando los misioneros se desplazaban continuamente en las parroquias del valle caraqueño y los pueblos circundantes. Fueron muchos los ejercicios espirituales a sacerdotes, religiosos y seglares, así como semanas santas, misiones y otras actividades misioneras itinerantes.

A partir del 5 de diciembre de 1953, se crea la parroquia San Antonio María Claret y se funda el colegio Claret, junto a la parroquia como una sola comunidad. Aumentando sus actividades en la localidad de la parroquia no impidieron que estos misioneros continuaran con sus visitas misioneras en el interior del país.Patio Iglesia Claret, Los Dos Caminos, Caracas

La parroquia abre su acción a nuevos grupos y asociaciones apostólicas laicales: Caballeros del Santísimo, Acción católica, hermandad de nuestra señora de Fátima, Legión de María, Movimiento familiar Cristiano, Cofradía de San Vicente de Paul. Desarrolla un trabajo apostólico desbordante en catequesis mas allá de las fronteras de la parroquia, academias, visitas a enfermos y otras actividades de promoción humana y de servicio.

Progresivamente desde Petare hasta Chacao, se fue poblando por una comunidad con necesidad de atención pastoral y espiritual, que continuó creciendo dando origen 11 años después de su fundación a tres parroquias más: San Juan Eudes en el Marques, Preciosísima Sangre en Santa Eduvigis y Espíritu Santo en Santa Cecilia (1964). Cuatros años más tarde surge de la parroquia claretiana la parroquia María Auxiliadora en Boleita.